¬ŅPor qu√© es importante mantener una buena salud auditiva?

El oído es una de las puertas principales de entrada de la información que nos rodea. De hecho, nuestro sistema auditivo se encarga de convertir las ondas de sonido que nos rodean en información que luego procesa y descodifica nuestro cerebro.

El oído es un sentido tan importante que es el primero de los cinco que se forma en nuestro cuerpo. A los 5 meses de iniciado el embarazo es posible detectar respuestas auditivas en el embrión.

El habla, como fen√≥meno ac√ļstico, se relaciona y coordina estrechamente con el sistema auditivo. Este es la v√≠a principal para adquirir el lenguaje oral, uno de los atributos humanos m√°s importantes. El lenguaje permite a los seres humanos la comunicaci√≥n a distancia, y ¬†a trav√©s del tiempo ha tenido una participaci√≥n decisiva en el desarrollo de la sociedad y sus numerosas culturas.

El lenguaje es el medio por el cual los ni√Īos simbolizan la realidad y pueden separarse de ella, permitiendo el adecuado desarrollo del pensamiento y con ello la adquisici√≥n del conocimiento humano.

El o√≠do humano es un diminuto e ingenioso aparato preparado para recepcionar ondas sonoras y transformarlas en un c√≥digo neural, cuya interpretaci√≥n se realiza a nivel del cerebro. Para este fin el o√≠do act√ļa como amplificador, filtro, atenuador y medidor de frecuencias, al mismo tiempo que funciona como un sistema de comunicaci√≥n de varios canales. Y tambi√©n regula nuestro movimiento, en el o√≠do interno se encuentra sistema vestibular, este sistema detecta el movimiento¬†en colaboraci√≥n con¬†los sistemas propioceptivo y visual.

Veamos una de las tantas cosas que pueden hacer los oídos, siempre y cuando el aparato auditivo no presente alguna lesión:

Los oídos captan desde el más leve susurro hasta el atronador estruendo de un avión de reacción; es decir, una sonoridad diez billones de veces mayor.

Los o√≠dos tienen una enorme capacidad selectiva. En un medio de una multiplicidad de se√Īales ac√ļsticas podemos escuchar la voz de una sola persona, o detectar en una orquesta de cien m√ļsicos si un instrumento ha emitido una nota equivocada.

Los o√≠dos son capaces de captar y localizar la posici√≥n de la fuente de un sonido con una exactitud aproximada de un grado. Lo hacen percibiendo las min√ļsculas diferencias que hay en el tiempo de llegada del sonido a cada uno de los o√≠dos y en la intensidad con que llega a ellos. La diferencia de tiempo puede ser de tan s√≥lo diez millon√©simas de segundo, pero los o√≠dos pueden detectar y trasmitir ese mensaje al cerebro.

En un adulto, los o√≠dos tienen la capacidad de reconocer y distinguir unos ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†400 000 sonidos diferentes, los cuales est√°n ligados al habla, a la m√ļsica y a los sonidos que producen el hombre y la naturaleza. Los mecanismos del o√≠do analizan autom√°ticamente las ondas sonoras y las compara con las que est√°n acumuladas en la memoria. As√≠ es como se puede saber si cierta nota musical procede de un viol√≠n o de una flauta, o qui√©n es la persona que est√° hablando por tel√©fono.

Los oídos a través del sistema vestibular, regulan nuestro propio movimiento, son responsables de coordinar el mantenimiento del equilibrio, es decir la capacidad del cuerpo de controlar sus diferentes posiciones. Esto se logra en colaboración con los  sistemas propioceptivo y visual.

Los  oídos  son una obra de ingeniería y su correcto funcionamiento repercute directamente en nuestra salud en general, ya que controla muchas funciones importantes en nuestro día a día.

Mantener una buena audici√≥n nos ayudar√° a disfrutar de una vida saludable, puesto que muchas enfermedades que afectan al sistema auditivo, como las infecciones de o√≠do tan comunes en los ni√Īos,¬† o la contaminaci√≥n auditiva (maquinas, m√ļsica, trabajo‚Ķ) pueden provocar¬† lesiones, tales como ¬†hipoacusias, v√©rtigos y/o trastornos del equilibrio.

Por Sandra Castillo РFonoaudióloga